JSON: sites/ccac/themes/ccacTurisme/templates/frases (ok) turisme.altcamp.cat
/dades/munidipta
/dades/munidipta/sites/ccac/themes/ccacTurisme/templates/frases.json
logo CCAC

Santes Creus – La joya del Cister

No os perdáis: las tumbas reales de Per el Gran y de Jaume II, y la del almirante Roger de Llúria; los vitrales cistercienses y góticos, y un retablo barroco de Josep Tramulles. Fijaos en la sala capitular, el gran dormitorio de los monjes y el claustro, con una elegante decoración esculpida atribuida a Reinard des Fonoll. Y no dejéis de ver el montaje escenográfico y audiovisual El mundo del Cister.

El recinto exterior de Santes Creus, al cual se accede por el Portal de l'Assumpta, obra barroca con esgrafiados, lo preside la fuente dedicada a sant Bernat Calbó y el Palau de l'Abat, sede del Ayuntamiento. Además del Monasterio, hay una bodega obra de Cèsar Martinell en la entrada de Santes Creus, pasado el puente de piedra y la preciosa cruz de término gótica. A la orilla del Gaià, encontraréis la magnífica Alameda de Santes Creus (PEIN), un bosque de ribera muy bien conservado e ideal para ir a pasear.

El Monasterio 
El de Santes Creus es uno de los tres conjuntos monásticos cistercienses más grande y mejor conservado que se pueden visitar en la actualidad. De los tres, Santes Creus es el que reproduce con más fidelidad el plan bernardino de construcción. Fundado el 1150 y establecido en Santes Creus a partir del 1160, pasó por varias etapas gloriosas hasta que en 1835 se produjo la exclaustración definitiva de los monjes. Actualmente es el único monasterio de La Ruta del Cister que no tiene vida monástica, cosa que permite al visitante disfrutar de cada uno de los rincones de este espléndido cenobio, las piedras del cual mantienen el más vivo recuerdo de su historia. Los guías os explicarán la historia y también las diversas leyendas relacionadas con el Monasterio.

Las tumbas reales
El sepulcro de Pere el Gran consta de un gran recipiente de pórfido rojo proveniente de oriente, pareciendo a una bañera, a los pies del cual hay dos leones de origen probablemente mesopotámico. A ras del suelo está la tumba del almirante Roger de Llúria, que pidió ser enterrado a los pies de su señor. Al lado encontraréis la tumba de Jaume II el Just y su mujer, Blanca de Anjou, con excelentes detalles escultóricos de exquisita belleza.

El dormitorio de los monjes 
Las características arquitectónicas y acústicas del antiguo dormitorio de los monjes han convertido este espacio en escenario inmejorable de varios actos y conciertos.

El Palau Reial
Construido bajo el patronazgo de Pere el Gran y Jaume II, era utilizado como residencia real en las visitas monárquicas. En la entrada encontramos un pozo artesiano que suministraba el agua a la familia real en caso de asedio. Los envigados y las pinturas originales del Palau son de gran valor artístico.

Los capiteles del claustro mayor 
A diferencia de los otros dos monasterios, que tienen los capiteles decorados con motivos florales, en los del claustro mayor de Santes Creus encontramos figuras animales y humanas, algunas de gran belleza, atribuidas al escultor Reinard des Fonoll.

Notícies relacionades

El área de protección contra la contaminación...
VIVE Y SONRÍE EL ALT CAMP, UNA NUEVA CAMPAÑA...